Los animales vertebrados son de mayor tamaño que los invertebrados y poseen un esqueleto interno óseo o cartilaginoso. Estos tienen en su esqueleto una columna vertebral formada por huesos y cartílagos llamados vértebras. Utilizan el aparato locomotor para desplazarse.

  Los vertebrados se pueden clasificar, a su vez se, según su columna vertebral, diferenciando entre mamíferos, aves, peces, reptiles y anfibios.

  No obstante esta no es la única posible clasificación de los vertebrados pues también podemos diferenciarlos según el tipo de temperatura de la sangre que poseen, es decir, de sangre fría, donde incluiríamos a los reptiles, anfibios y peces y los de sangre caliente, donde estarían los mamíferos y las aves.

  Por último saber que según su reproducción estos se clasificarán en vivíparos u ovíparos.

 

                                           

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

                                

                                

                                 

                            

                                   

           

 

  Los mamíferos son animales vertebrados, son vivíparos, y se alimentan de leche materna cuando acaban de nacer. Las hembras poseen mamas que segregan esta leche.

  El cuerpo de los mamíferos se puede distinguir en cabeza, tronco y extremidades. Son los únicos animales que tienen pelo, a excepción de los mamíferos marinos.

  Los mamíferos respiran por pulmones y pueden vivir dentro o fuera del agua. Siendo la mayoría terrestres.

  Los grupos de mamíferos terrestres son: Carnívoros, ungulados y primates.

  Los mamíferos acuáticos son los que viven siempre en el agua, a pesar de ello no pueden respirar debajo del agua, teniendo que salir a la superficie para coger aire, pues también respiran por pulmones. Su grupo son los cetáceos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Las aves son también vertebrados, son ovíparos, terrestres y respiran por pulmones.

  En el cuerpo de las aves se pueden distinguir cuatro partes: cabeza, tronco, cola y extremidades (alas y patas). Sus extremidades anteriores son las alas, que utilizan para volar, aunque algunas no pueden hacerlo como el pingüino o el avestruz.

  Estas son los únicos animales que tienen el cuerpo cubierto de plumas.

  Su esqueleto es muy ligero, porque sus huesos son huecos y pesan poco. Además, alguna poseen unas bolsas especiales, llamadas sacos aéreos, que están llenos de aire y facilitan el vuelo.

  Tienen cloaca por donde ponen los huevos. Las hembras son las que ponen los huevos.

  Hay diferentes tipos de aves: pájaros, gallináceas, palmípedas, zancudas, rapaces y corredoras.

  Según su alimentación las aves pueden ser:

  • Insectívoras: Comen insectos. Por ejemplo la golondrina y el abejorro.

  • Herbívoras: Se alimentan principalmente de hierbas, frutos y semillas. Algunas se alimentan casi sólo de semillas como la perdiz, que reciben el nombre de granívoras.

  • Carnívoras: Se alimentan de carne, por ejemplo el águila y el buitre.

  • Omnívoras: Se alimentan de animales y plantas, por ejemplo la gallina.

  Como hemos señalado las aves son ovíparas, es decir, se reproducen por huevos. El  proceso de reproducción es el siguiente:

  La fecundación es interna, macho y hembra se aparean y forman los huevos fecundados dentro de la hembra; expulsando esta los huevos por la cloaca. Estos huevos fecundados, para llegar a buen término, deben permanecer a una temperatura próxima a la del cuerpo del adulto, por ello hay que proporcionarle continuamente calor, interviniendo en ello tanto el macho como la hembra. A este proceso se le llama incubación. Cuando llegue el momento oportuno las crías rompen y salen del cascaron.

                                                    

                        

                        

                        

                        

                        

                        

                        

                        

 

 

  Los REPTILES son animales vertebrados, ovíparos, respiran por pulmones y tienen el cuerpo cubierto de escamas.

  El cuerpo de los reptiles se divide en cabeza, tronco, extremidades y cola.

  Se desplazan de maneras muy diferentes, las serpientes no tienen extremidades y reptan, las tortugas marinas nadan y los lagartos andan.

  Algunos reptiles poseen lengua bífida, es decir, su punta se divide en dos partes.

  Todos son carnívoros y cazadores, comen desde insectos hasta grandes carnívoros.

 

  Los ANFIBIOS son animales vertebrados y ovíparos, y tienen la piel desnuda.

  Su cuerpo se divide en cabeza, tronco y extremidades y pueden o no tener cola.

  Cuando las crías nacen de los huevos son muy diferentes de sus padres. Los cambios que sufren hasta convertirse en adultos se llaman metamorfosis.

 

  Los PECES son animales vertebrados, ovíparos, respiran por branquias y tiene el cuerpo cubierto de escamas.

  Su cuerpo está dividido en cabeza, tronco, cola y varias aletas para nadar.

  Gracias a las branquias pueden respirar debajo del agua, tomando el oxígeno que hay disuelto en ella.