Los animales invertebrados son los que no tienen un esqueleto interno con columna vertebral. Se desplazan utilizando los músculos.

    Algunos invertebrados, como las ostras o los cangrejos, tienen cubiertas duras que protegen su cuerpo. Estas cubiertas pueden ser conchas o caparazones.

    También hay invertebrados, como las medusas y las lombrices, que no tienen cubiertas protectoras.

    Todos los invertebrados son ovíparos. Para reproducirse, los invertebrados ponen muchos huevos pequeño. De cada huevo nace una pequeña larva que poco a poco se convierte en un animal adulto.

    Hay diferentes grupos de invertebrados: las esponjas, los equinodermos, las medusas, los gusanos, los moluscos y los artrópodos.

 

                                                                             

    Son marinos, tienen forma estrellada o esférica, su cuerpo está cubierto de un esqueleto formado por placas (con púas) Tienen el aparato circulatorio y locomotor a la vez, e incluso respiratorio. En la cara oral o inferior tienen la boca, con cinco pequeños dientes radiales que forman el aparato masticador. El aparato ambulacral es muy parecido al de una estrella de mar. Los pies son muy finos y salen por las filas de orificios que hay en las placas correspondientes del caparazón. Vive entre las rocas de la costa, en cavidades que cava en la roca por frotamiento. Se alimenta de algas y pequeños crustáceos.

                                                                                                         

Los gusanos tienen el cuerpo alargado, blando y cilíndrico. No tienen esqueleto, de ahí que sean invertebrados. Carecen de apéndices articulados. Suelen vivir en suelo húmedos o en el agua. Algunos son parásitos, se alimentan de sus víctimas y producen enfermedades graves. La más común es la lombriz de tierra.

 

 

                              

                                                                                        

                                                                                    

 Los artrópodos son animales invertebrados que tiene el cuerpo recubierto por un caparazón articulado. Todos los artrópodos son animales ovíparos. Los que viven en la tierra respiran por tráqueas, los que viven en el agua por branquias. Algunos artrópodos como la mariposa vuelan, otros como las arañas andas y otros como las gambas nadan.

 Hay diferentes grupos de artrópodos: insectos, arácnidos, miriápodos y crustáceos.

  Los crustáceos tienen un caparazón o costra dura que los protege. Sus patas son articuladas y experimentan mudas para crecer. Además, poseen dos pares de antenas, son marinos y respiran por branquias.

  Los insectos tienen el cuerpo formado por anillos y recubierto de quitina. Está dividido en tres partes, cabeza, tórax y abdomen. En la cabeza tiene la boca, dos antenas y los ojos, simples o compuestos. En el tórax llevan seis patas articuladas y cuatro alas (algunos sólo dos y otros carecen de ellas) Respiran por tráqueas y son terrestres.

 

                                                                                           

Forman el grupo más numeroso de animales, después de los insectos. Sus características principales son:

  • Tienen el cuerpo blando y sin formar anillos.

  • Pueden tener concha con una o dos valvas, producidas por el manto.

  • Se mueven por un pie musculoso de diversas formas.

  • Respiran por pulmones o por branquias.

  • Son ovíparos.

  Los moluscos se clasifican en:

  • Gasterópodos: Tienen sólo una concha. Los ojos los llevan en el extremos de unos tentáculos, que esconden en caso de peligro. Los hay terrestres y marinos; los terrestres, como el caracol, respiran por pulmones, los marinos, como el bígaro, por branquias.

 

  • Bivalvos: Tienen dos conchas, no tienen cabeza diferenciada, viven en el mar enterrados en la tierra o sujetos a las rocas, respiran por branquias.

 

  • Cefalópodos: No tienen conchas externa. Algunos llevan bolsa de tinta para enturbiar el agua en caso de peligro. Llevan largos tentáculos en la cabeza. Son marinos y respiran por branquias.

                                                                                                                                                                    

  Su cuerpo, casi siempre transparente, está formado por un 95% de agua, hecho que les proporciona un camuflaje perfecto. Consta de tres partes principales: la umbrela, los brazos orales (que rodean la boca) y los tentáculos urticantes. Son animales de simetría radial. Presentan una cavidad interna, donde se realiza la digestión, denominada cavidad gastrovascular y que tiene una sola abertura que realiza las funciones de boca y ano. Las medusas están formadas por dos capas de tejidos, el ectodermo o capa externa y el endodermo o capa interna, separadas por una capa de tejido conjuntivo, la mesoglea.

  Poseen un sistema nervioso primitivo, con las células nerviosas agrupadas formando dos anillos que rigen la pulsación rítmica. En el margen de la campana o umbrela, existen órganos sensoriales: los ocelos (que les permiten detectar diferentes intensidades de luz) y los estatocistos (órganos del equilibrio muy simples).

  Las medusas tienen sexos separados, es decir, hay medusas macho y medusas hembra. Para reproducirse, machos y hembras liberan espermatozoides y óvulos en el agua (reproducción sexual). Tras la fecundación, se desarrollan unas larvas (plánulas), que originarán nuevas medusas o que se asentarán y formarán pólipos. De estos pólipos, de vida bentónica, mediante reproducción asexual, podrán desarrollarse de nuevo medusas de vida libre.




 

                                                                                        

  Las esponjas carecen de órganos. No tienen cerebro, ni sistema nervioso, en realidad no tienen tejidos especializados. Son un conjunto de células que actúan con cierta coordinación. Gran parte del cuerpo es hueco, o constituido de poros y canales internos. Por estas aperturas fluye el agua, de la cual las esponjas adquieren su alimentación y oxígeno, y a la vez desecha los desperdicios.

  Se alimenta filtrando el agua por sus canales radiales o cámaras internas; no tienen boca. Es considerable la cantidad de agua que algunas esponjas filtran, posiblemente doscientas mil veces el volumen de la esponja en un período de 24 horas. Las células flageladas, al agitar el flagelo, son las que crean la inhalación del agua. El agua siempre fluye en l misma dirección, siendo inhalada por los poros y exhalada por canales con tal propósito.

  La alimentación principal de muchos Poríferos consiste de bacterias que no llegan a medir un micrómetro, aunque también ingieren partículas orgánicas algo más grandes. Se estima que algunas especies son capaces de atrapar hasta un 90% de las bacterias en el agua que ellas filtran, claro no todas las esponjas son tan eficientes. Los Poríferos, como organismo vivo, no tienen un sistema digestivo; cada célula digiere su sustento independiente. Claro, existen diferencias relativas en este proceso entre los grupos de esponjas, pero el concepto general es el mismo. Y siempre existen formas aberrantes, entre las cuales se encuentran algunas esponjas que son carnívoras.

  La reproducción de las esponjas puede ser asexual o sexual. Entre las formas asexuales se encuentra la fragmentación, donde una parte de la esponja se separa y entonces crece como una nueva esponja. Otras esponjas mantienen esporas resistentes al frío. Una vez que la “madre” perece debido a las bajas temperaturas las esporas son liberadas, germinando una vez que las condiciones vuelven a ser favorables.

  En la reproducción sexual, la cual es más común, la mayoría de las esponjas actúan tanto de masculino como de femenino; pero un género a la vez. Una vez fertilizados, los huevos se transforman en larvas. Permanecen en este estado por unos días hasta que se aseguran a algún lugar firme para transformarse (metamorfosis) en esponjas.